lunes, 7 de diciembre de 2009

Canibalismo gremial

Es lamentable que lo sucedido a Juan Ramón Huerta, editor del área política del Nuevo Diario, sea para algunos una situación sobre la que se hizo mucha alharaca.
Es decir se incurrió en una ruidosa reacción contra algo tan pequeño como que un dirigente del gremio periodístico, el Secretario General de la UPN, Roberto Larios, le negara la Casa del Periodista, a uno que siendo afiliado de la Unión de Periodistas de Nicaragua no pudo presentar un libro sobre sus reminiscencias juveniles, nada que ver con temas políticos, solo porque de acuerdo al numeral tres de un pesado comunicado que emitió la UPN se dice que; “con todo y su trayectoria como periodista, Juan Ramón Huerta NO ES MIEMBRO ACTIVO DE LA UPN. No participa en nuestras asambleas, congresos, comisiones de trabajo o cualquier otra actividad de la UPN, no cotiza, ni siquiera llega a la Casa del Periodista. Por el contrario, es harto conocida su posición política en contra no sólo de nuestra organización y del colegio de periodistas, sino de los intereses populares y a favor de la oligarquía despojada del poder por la revolución. ¿POR QUE TENDRIAMOS QUE CONSENTIR UNA ACTIVIDAD PARA LA CUAL NI SIQUIERA SE NOS TOMO EN CUENTA Y CUYO PROTAGONISTA ES UN ABIERTO ADVERSARIO NUESTRO?
Ignoro por qué Juan Ramón Huerta decidió prestar el local habiendo tantos que celebran apoyar la fecundidad intelectual de nuestros periodistas en el plano que sea. Pero independientemente de las razones que tuvo lo que me llama la atención es el alto contenido político que se esgrime para negar las instalaciones de una organización donde convergen todas las ideologías pero que a través de su secretario general responden al partido de gobierno para ejecutar una consigna discriminatoria para los que no piensan como lo hacen los llamados “periodistas sandinistas”.
Sobre lo que debería ser un motivo de alegría y orgullo para cualquier organización gremial que tenga en sus filas miembros capaces de parir un libro lo que veo aquí es un profundo canibalismo gremial donde las posiciones políticas prevalecen para aplastar las capacidades intelectuales de otros a los que llaman adversarios aunque no sabemos si adversarios de Roberto Larios, de los oficiosos “periodistas sandinistas” o del gobierno mismo. Si Juan Ramón Huerta fuera en realidad “adversario” esa sería su decisión pero no por eso es legítimo que periodistas se lancen contra periodistas para que a través del servilismo se satisfaga la crueldad del gobierno.
Lo de Juan Ramón Huerta con quien me solidarizo es apenas uno de los tantos resultados que exponen abiertamente la polarización del gremio. El fanatismo partidario que suda Roberto Larios desde la UPN y el que trasluce Manuel Laguna del Colegio de Periodistas de Nicaragua es pernicioso para los intereses gremiales. La principal consecuencia es que la libertad de expresión ya comienza a ser estrangulada por el gobierno utilizando a periodistas que les son afines.
En el blog de “periodistanica” en Internet ya apareció una advertencia de la “administradora” que literalmente dice; Ruego a los colegas dueños de publicaciones, que se abstengan de hacer sus envios a esta lista. Existen infinidad de recursos en internet para captar lectores y tienen los suficientes correos para montar sus envios de revistas, boletines, editoriales, a los interesados en leerlos. Contribuyamos por favor, a abordar temas que nos interese leer a todos.
Ejemplos de envios aceptables son: la revista de Guillermo Cortes...es una vez al mes y te hace un envio de los link ...el que quiere entra, el que no...no. La invitación al pie de los correos de Carlos Salgado para leer su blog......es un link que si queres lo seguis....si no...no. Si alguien lo necesita, pongo a la orden mis servicios de asesoria para el montaje de listas de suscripción masiva, elaboración de sitios web y demás. Saludos Bea.
No tengo la menor duda que ésta es una advertencia clara y dirigida a éste servidor que generalmente trata de contribuir con los “Detalles del Momento” al abordaje de temas que son de fondo porque están referidos a la realidad de Nicaragua y si nuestro país no es un tema de interés para nuestro periodismo entonces dejemos de ser nicaragüenses y hagámonos cubanos, venezolanos, bolivianos, ecuatorianos u hondureños zelayistas.
No sé si estoy frente a la última publicación de mi último editorial por éste blog pues ni soy UPN, ni soy colegiado, ni soy periodista sandinista, pero a la letra de lo que sentencia Beatriz Céspedes como administradora del blog “periodistanica” yo denuncio desde ya éste atropello a la libertad de expresión que veo venir en contra de mi pensamiento que aunque no guste al partido de gobierno es más edificante y constructivo que los permanentes choques, acusaciones y vulgaridades irrepetibles que asquean a tantas personas que pide la baja de éste grupo donde las descalificaciones son la constante y donde habemos gentes que creemos que todavía podemos salvarlo sin que nos ofrezcan “asesorías” para irnos a otro lado, lo que además es el colmo.
El canibalismo gremial que vivimos es increíblemente inhumano. Hace unos días Roberto Larios, Secretario General de la UPN, en la recepción ofrecida por Trinchera de la Noticia en su décimo aniversario, al cual saludo nuevamente desde éste medio, me decía que él no estaba de acuerdo en que el gobierno estuviera obligado a mantener a un montón de “parásitos” del periodismo que reclaman publicidad desde la derecha. Le dije a Roberto Larios, que espero no lo regañen por decir que hablé con él en la celebración de Trinchera de la Noticia, que tuviera cuidado con decir lo que decía porque sus colegas los “periodistas sandinistas” podían irritarse por ser llamados parásitos pues hasta donde todas sabemos son los únicos en recibir los contratos publicitarios que Doña Rosario Murillo distribuye en calidad de premios para quienes sirven a la causa del orteguismo.
De todas formas le recuerdo a mi amigo Roberto Larios que los “periodistas sandinistas” en los gobiernos de Violeta Barrios, Arnoldo Alemán y de Enrique Bolaños recibieron publicidad a granel porque habían partidas en las instituciones públicas del gobierno que aprobadas en el Presupuesto General de la República eran para educar y resaltar los beneficios de las obras de progreso de cada uno de los programas que se ejecutaban y no para hacer monstruosos y múltiples rótulos para rendir culto a la personalidad del “compañero presidente” y su familia.
A esos periodistas se les pautaba publicitariamente porque tenían medios con penetración nacional sin consideraciones adicionales como se hace ahora. Se les pautaba porque en el medio periodístico lo remunerativo está en la publicidad y porque independientemente de lo que fueran ideológicamente hablando antes que todo eran profesionales de la comunicación que tenían familias y presupuestos que cubrir. Hoy sin embargo los que tienen acceso a las pautas publicitarias le dicen “parásitos” a los que no tienen porque no son “periodistas sandinistas”.
Qué bárbaros. Hasta dónde hemos llegado. Qué canibalismo más diabólico. Cómo es posible que no haya piedad, aunque sea del tamaño de un granito de mostaza, cómo es posible que no haya conmiseración por el dolor, por el hambre que sufre otro colega. Como se justifica que aquel que no piensa como el otro tanga que pagar el infame precio de la muerte civil pues no se le permite trabajar dignamente. Como es posible que el odio supere nos haya llevado a tanto.
POR NICARAGUA CUESTE LO QUE CUESTE ASI PENSAMOS EN EL MOMENTO.
Moises Absalon Pastora

Premio SIP al Periodico Peruano PERUNEWS Review

Enviar por corrEo

Agencia de Prensa Lima Norte

PUCP | PuntoEdu

Biblioteca Nacional

¿A dónde se van los "periodistas" mermeleros?

LA AGENDA DIGITAL 2.0 - ONGEI /PCM